SPI son un modelo de bancos de microcréditos que COAGRO ha estado promoviendo y organizando desde el año 2008. Es una parte fundamental de la estrategia para mejorar la economía de las familias de ingresos básicas y sus actividades económicas en pequeña escala.La mayor parte de las poblaciones de bajos ingresos en el Ecuador se enfrentan a grandes barreras para acceder al sistema financiero tradicional del país. Los SPIs sirven para resolver esta disparidad mediante el fomento de los procesos de capitalización locales, préstamos y ahorros.

 

Los bancos de microcréditos son organizaciones independientes que están gestionado por personas y funcionando como empresas económicas en pequeña escala. Son dirigidas y controladas por sus miembros y socios, y funcionan como un banco comunitario: micro-crédito y ahorro que reciben. En este sistema, los miembros y socios se unen para un propósito común e invierten su capital para resolver sus necesidades locales.

 

Los principales beneficiarios son las mujeres en las zonas rurales del las provincias de Pichincha e Imbabura. Pertenecen a familias vulnerables cuyas economías están articulados con las actividades económicas relacionadas con el uso de la artesanía, los recursos agrícolas, y otros negocios rurales.

 

Gracias a los bancos de microcréditos, las mujeres y las familias puede generar empresas locales en la agricultura y la ganadería, fomentando más alta producción de leche y vegetales orgánicos. También son capaces de financiar otros proyectos para mejorar las condiciones de vida de sus familias.

 

 

Préstamos permiten por ejemplo comprar nuevos vacas

El funcionamiento de las cajas de microcrédito